Skip to content

Bueno, bonito, barato, rápido… ¿utopía o realidad?

En mi camino como Arquitecto me he encontrado diversos tipos de clientes, cuál mejor o peor que el otro. Cada uno es distinto, de miles de colores y sabores…

Hay unos que quieren todo para ya!!! y te llaman o escriben cada instante para preguntar si su trabajo ya está listo o si has progresado algo

Otros ni se acuerdan que estás realizando un diseño para ellos

Otros que te dicen que después te pagan… (huye de estos)

Otros… (Comparte en el post los tipos de clientes que has tenido)

La verdad, cada cliente es único. Ahí afuera el mundo parece un zoológico de diversidades. Pero aunque haya diferencias podemos hablar de algo que tienen en común todos los clientes:

Quieren todo “Bueno, Bonito, Barato y Rápido”




Esto es una Utopía, es una Misión Imposible lograrlo. Pero lo triste de esto es que siempre habrá alguien dispuesto a intentarlo y, quizá, morir en el intento.

¿Por qué este ideal es una utopía?

Según el PMI (Project Management Institute) existen cinco condiciones (restricciones) básicas de todo proyecto:

  • Objetivo
  • Calidad
  • Tiempo
  • Costo
  • Riesgo

Cada uno de estos elemento hacen parte del encargo del cliente. Lo importante es lograr un justo equilibrio entre estos factores. No es fácil hacer estos malabarismos cuando los clientes están presionando. Es difícil hacerles entender que cada una de ellas afecta directamente a la otra: Si aumentas la calidad, aumenta el costo y el tiempo; si disminuye el costo, disminuye la calidad y/o el tiempo; si disminuye el tiempo, pueden aumentar los riesgos… y así cantidad de variables.

Bueno y Bonito, siempre se supone y se espera de un Arquitecto. Todos nuestros trabajos deberían ser de una máxima calidad, y lo bonito, se espera de alguien que estudió para diseñar Espacios y Ambientes.

El problema radica en lo Barato y en lo Rápido…

Generalmente cualquier persona, incluso nosotros, deseamos obtener la mayor cantidad de algo por la menor cantidad de dinero. Está en nuestro ADN de seres humanos. Es una cuestión de rendimiento y optimización. Pero ni lo barato ni lo costoso es lo Bueno o lo Bonito.

La Calidad de un trabajo no se encuentra en el precio que se paga por éste. La calidad va relacionada con el cumplimiento

de los objetivos del cliente. Lo que debemos buscar es cumplir con los objetivos del cliente al menor costo posible. En resumen, que nuestro cliente quede satisfecho.

El problema con lo rápido es que nuestro trabajo requiere tiempo. Tiempo de pensar, de diseñar, de dibujar, de modelar, de analizar, de repetir, de volver a dibujar… Es un proceso largo. Incluso existen personas que dicen que los proyectos de arquitectura nunca están terminados, siempre hace falta algo por terminar de diseñar. Esto sucede, normalmente, por la falta de tiempo.

En conclusión busquemos la justa medida para cada encargo que recibimos. Lo importante es que nuestro cliente quede feliz y satisfecho con nuestro trabajo.

“Bueno, Bonito, Barato y Rápido” es una utopía, 

la realidad es el equilibrio. 

[wp_show_posts id=”4115″]



¿Te ha gustado el contenido? !Valóralo!
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *